terça-feira, 10 de maio de 2011

¿Supermán hará escala en Brasil?


“Esperando a Supermán, documental producido por Bill Gates sobre la enseñanza pública americana apareció nuevamente en los medios de comunicación por haber sido arrasador para el sistema americano de enseñanza pública. Ya había escrito sobre esta película y me pregunto qué sucedería con muestro sistema de enseñanza si hiciéramos una película de este tipo, en Brasil. En el documental de Bill Gates, el educador Geoffrey Canada muestra su experiencia en el área y propone modificaciones en el sistema de enseñanza que prepara a las futuras generaciones de americanos. Su propuesta de trabajo ya alcanza  a 10 mil estudiantes en un área con muchos conflictos, en Nueva York. Señala como gran problema el trabajo delo mal profesor, acusándolo de ser el gran responsable del fracaso de los alumnos – de la misma forma sucede entre nosotros, brasileños, pero nadie lo entendió, aún. Lo formidable en el discurso de Canada, es que tiene coraje para hablar de los profesores en EE.UU, donde los sindicatos son los grandes patrocinadores de campañas electorales, asumiendo todos los riesgos inherentes. Y más, actúa de forma positiva, responsabilizando individualmente a aquéllos que no tienen compromiso con su actividad profesional y retirándolos de la clase a través de nuevos procedimientos administrativos. Rompe aquella situación cómoda de saber de los hechos y no tomar ninguna actitud. Producir estadísticas que no tienen ningún objetivo.
El hecho es que está reviendo las políticas públicas para modificar el curso de los acontecimientos, teniendo ideas innovadoras que están revolucionando el sistema americano de enseñanza pública. Como se dice, frecuentemente, en la actualidad, está modificando el paradigma de la educación pública americana.
Los caminos convencionales no son más una solución para los problemas que surgen en este campo, y su aplicación se ha mostrado lenta e ineficiente. El mundo está buscando alternativas, exactamente, porque lo que se convino llamar de Educación no está atendiendo a lo que hoy se presenta como mercado.  Nosotros, aquí en Brasil, podríamos apresurar el proceso porque estamos en el punto cero en términos educacionales. Podríamos hacer algo inusitado y estar más adelantados que países que, antes de crear alguna novedad, están intentando remendar lo que no funciona. Sería una ventaja competitiva formidable.
Nuestro gran problema es esa manía de producir propagandas elaboradas, con números impresionantes, para no ver la realidad. Probablemente, las clases más pobres de la población no piensan en eso, porque su realidad es tan difícil que, tener algún lugar para  llevar a sus hijos, donde sean alimentados  y estén seguros durante el horario en que los papás están trabajando ya es una bendición. Pero, ¿eso va a formar a los profesionales del futuro? Claro que no. En nuestro sistema educacional, lo que se considera muy bueno aún es muy malo...
Cuando se notó el alto índice de repetición escolar, crearon la aprobación automática. Los alumnos no quieren participar  y por eso adoran a los profesores que no quieren dar clase. Cuando algunos profesores dan clase, no tienen dominio sobre sus alumnos. Nadie se pregunta ¿cómo un profesional de la enseñanza puede dar clase para un grupo con 40 o 50 alumnos, de edades variadas y en varias etapas del desarrollo mental...?
Así es muy difícil...

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Postar um comentário